De Ron Rivera, el Super Bowl y PR

Ronald Eugene Rivera está en el centro de un frenesí mediático simplemente porque el equipo que dirige, las Panteras de Carolina, buscará la gloria deportiva en el Super Bowl #50 frente a los Broncos de Denver. Sin embargo, aún con tanta distracción y la gran presión que produce el máximo evento deportivo del football americano, Rivera tiene sus prioridades muy estructuradas. Una de ellas es ganar el Super Bowl, no solo para satisfacción profesional sino personal, ya que aspira a que su triunfo le demuestre a las personas que una meta se alcanza si hay deseos de superación y disciplina.

“Estoy muy orgulloso de mis raíces latinas y de mi herencia hispana, que son parte de mi formación y de mi desarrollo como ciudadano y deportista. El haber llegado a este momento en mi carrera (dirigir un equipo en el Super Bowl) espero que sirva de ejemplo para que otros vean que ellos sí pueden hacerlo, si se lo proponen y se esfuerzan”, me recalcó Rivera durante una breve llamada telefónica.

Ron Rivera 1985-2016

El énfasis de Ron en su descendencia latina y en ser un ejemplo de superación va de la mano con los altibajos de su vida. Vivió en varias bases militares en y fuera de Estados Unidos, hasta que su familia se asentó en Monterrey, California, donde comenzó a destacarse jugando football en la escuela superior y luego en la Universidad de Berkeley, donde cosechó galardones que lo ayudaron a ser seleccionado en el sorteo de novatos de 1984 por los Osos de Chicago. Al año siguiente se convirtió en el primer jugador de raíces puertorriqueñas y mexicanas en jugar y ganar un Super Bowl. En 1999 comenzó a ganar experiencia dirigiendo el cuerpo de linebackers de Filadelfia, cuyo buen desempeño le valió que en el 2004 su antiguo equipo de Chicago lo nombrara coordinador defensivo. Ese rol lo desempeñó luego en San Diego en el 2008, hasta ser contratado por Carolina como su dirigente en el 2011.

Geño Rivera

Ron tiene sangre puertorriqueña. Su padre, don Geño Rivera Muñoz, es un militar nacido y criado en el barrio Río Lajas de Toa Alta. La gran mayoría de su familia, abuelos y primos, residen en Bayamón. Su madre, Dolores Palma, es mexicana y su esposa Stephanie es filipina, así que ello explica el porqué para Ron es prioritario ser un buen ejemplo de motivación para las minorías.

Curiosamente su ídolo, tanto por su desempeño en el deporte como en la sociedad, no jugó football sino béisbol. El altruismo del inmortal Roberto Clemente caló hondo en la personalidad de Rivera. “Para mí es sumamente importante ayudar a la comunidad, aportando lo que sabes para que así ayudes a otros a superarse en la adversidad”, agregó.

 

Ese afán de aportar a las comunidades también se ha reflejado en sus visitas a Puerto Rico, donde ha participado en clínicas de football. Sin embargo, aparte de ese rol, lo que le entusiasma más de la Isla es reconectarse con su pasado.

 

“Tengo buenos recuerdos de cuando joven visitaba la isla con mi papá y cada vez era divertido compartir con el resto de la familia ya que yo era un adolescente. Me encantan las playas pero lo que más me gusta es ir a Bayamón a ver a toda mi familia y además visitar la finca donde mi papá nació y se crió. Eso me da una sensación agradable de recordar de dónde vengo, de dónde viene mi padre, de compartir con mis abuelos, mis primos José y Pepito, y también con los padres de mis primas Carmen, Yolanda”, expresó en un tono que reflejó algo de nostalgia y alegría.

Ya en cuanto al Super Bowl per se, Ron Rivera no titubeó al afirmar que no habrá cambios radicales en la estrategia de juego. “Jugaremos con la misma agresividad de toda la temporada, sin cambiar nuestra personalidad, sin cambiar lo que nosotros somos, un equipo agresivo en ambos aspectos del juego”, explicó.

Ron-Rivera media SB50

Carolina terminó la temporada regular con récord de 15-1, luego eliminó 31-24 a Seattle, considerado el equipo más caliente de final de la temporada y obtuvieron el pase al Super Bowl al derrotar convicentemente a Arizona 45-15.

Pero el Super Bowl son otros 20 pesos. La semana de descanso previa al juego es un arma de doble filo por la continua cobertura mediática. Muchos equipos derrotados en el Super Bowl pueden señalar la distracción de esa semana como un factor crucial.

“La concentración de mis jugadores es excelente. Ellos están disfrutando el momento de estar en el juego grande pero me satisface que los veo enfocados en lo que representa el juego. A mí también me emociona mucho estar en el Super Bowl, pero también soy muy consciente de que no solo se trata de estar aquí, sino de estar aquí, y ganar el juego”, explicó con énfasis.

 

Newton media frenzy 2

El rival de Carolina es Denver y su casi legendario quarterback Peyton Manning, quienes obtuvieron su pase al Super Bowl al eliminar sorpresivamente a New England y a su estelar quarterback Tom Brady. Rivera considera que la clave será presionar a Manning para que precipite sus pases o tenga que correr para eludir ser derribado. Es un razonamiento lógico ya que Manning se mueve lento, a 3 millas por hora, cuando es forzado a correr.

En el lado ofensivo, Carolina y su quarterback Cam Newton tienen que desempeñarse con el mismo empuje ofensivo que los ha hecho dominantes en la primera mitad de cada juego. La segunda mitad ha sido un talón de Aquiles porque bajan la intensidad y tienden a jugar conservadoramente. Ron y Newton evitaron esa debacle en el juego ante Arizona y solo tienen que repetir la fórmula este domingo.

Denver y Manning tienen la veteranía. Carolina y Ron Rivera tienen la juventud y la sed de gloria. “Me conformo con un triunfo por un punto, aunque eso sería demasiado estresante, ¡¿Verdad?!”, exclamó.

Los fanáticos del football americano en Puerto Rico tienen doble motivo para respaldar a los “Panthers”: nunca han ganado un Super Bowl y su dirigente Ron Rivera mantiene una sólida conexión familiar con la Isla. “Tengo la esperanza de poder visitar a mi familia en Puerto Rico el año que viene, ver a mis primos y primas, y a mis tíos. Ir allá es una gran experiencia para mi familia. De hecho, mi hija Courtney  jugó para el equipo nacional de softball de Puerto Rico”, indicó Rivera.

Ojalá y esa próxima visita a Puerto Rico, sea en calidad de dirigente campeón. Seguro que esa reconexión con sus raíces será mucho más especial.

Ron-Rivera thrill

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s