Calor extremo en Puerto Rico : un enemigo subestimado

Aunque es una isla tropical donde se puede decir que todo el año es verano, en Puerto Rico es poco común que ocurran eventos de calor extremo que pongan en peligro a la población. Sin embargo, a nivel mundial hay una tendencia a una mayor ocurrencia de estos eventos, por ejemplo en las zonas tropicales de Australia e India.

La intensidad del calor, su duración y su frecuencia están causando problemas de salud pública en países de latitudes medianas. La construcción de viviendas, edificios y carreteras afecta directamente el patrón del tiempo y el climático, e indirectamente incide en la intensidad del calor urbano, lo cual tiene el potencial de impactar la mortalidad relacionada con altas temperaturas en zonas muy pobladas.

Seguro usted pensará, ¿Muertes por calor en Puerto Rico? La realidad es que como este concepto no es muy comprendido en islas tropicales como Puerto Rico, un grupo de siete expertos en clima, salud y estadísticas decidió realizar una investigación sobre el cambio climático, el calor extremo y la mortalidad en la zona metropolitana de Puerto Rico. Dicho estudio, publicado el pasado 15 de diciembre, contó con el aval del Instituto Nacional de la Salud.

sol-termometro

Según los datos, en la última década la zona metropolitana de San Juan ha tenido prolongados y más frecuentes periodos de calor. En el verano del 2012, esta área experimentó un 82 por ciento de tiempo de verano con condiciones muy cálidas y temperaturas máximas que fluctuaron entre los 30 y 35 grados centígrados, mientras las mínimas estuvieron en el rango de los 25 grados. De hecho, esa fue la ola de calor más extensa que se ha registrado en San Juan. Ello va de la mano con los grandes problemas ambientales y de salud, por ejemplo de asma en los niños y de obesidad. Algunos de estos problemas de salud se agravan con el cambio climático (aumento en la temperatura de superficie), envejecimiento de la población, una infraestructura en deterioro, alto emigración de jóvenes profesionales y una economía en contracción.

 

sol-palmas

Según el Estudio, los investigadores examinaron los eventos de calor en las ciudades de Bayamón y San Juan y su efecto en los casos de mortalidad reportados entre el 2009 y el 2013. Para ello analizaron el número de muertes diarias atribuidas a causas específicas como enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes, neumonía, enfermedades renales y enfermedades respiratorias.

La relación entre la temperatura elevada del aire en la superficie y causas específicas de mortalidad formaron parte de la investigación. También se ajustaron modelos de regresión para explicar el total de muertes en función de las temperaturas mínimas y máximas, y un ajuste de los patrones estacionales.

Los resultados obtenidos muestran un aumento significativo en el efecto de las altas temperaturas sobre la mortalidad durante los veranos del 2012 y 2013. Los derrames y las enfermedades cardiovasculares fueron las causas primarias de muerte más asociadas con las elevadas temperaturas de ambos verano.

anciano-calor

Los aumentos en las temperaturas y en los eventos de calor extremo se relacionan -en regiones como las que está localizado Puerto Rico- con sofocamiento por calor, derrames por calor y muertes, especialmente en poblaciones vulnerables como los ancianos y niños menores de cinco años.

Según concluye el estudio, existe evidencia sólida de que bajo un escenario de cambio climático, la región del Caribe está calentándose y que los periodos de calor extremo son más frecuentes. Una evaluación de los pasados 100 años en San Juan sugiere que la ocurrencia de periodos prolongados de calor es cada vez más frecuente. A pesar de ello, los investigadores concluyen que el reconocimiento de los efectos de esta clase de eventos extremos en nuestra región caribeña es muy limitado.

 

Los resultados de este estudio son valiosos para las autoridades de salud, que pueden partir de sus hallazgos para delinear acciones preventivas, de respuestas proactivas, ante venideros periodos de calor intenso. En ese sentido, la Universidad de Puerto Rico y el Servicio Nacional de Meteorología han estado colaborando desde el 2013 para desarrollar definiciones básicas relacionadas con periodos de calor extremo en San Juan. Por ejemplo, boletines de advertencia y otros productos informativos y de alertas.

 

nws-heat

Los investigadores proponen que si se entiende mejor cómo estos eventos de calor afectan la salud, ello ayudará a que las autoridades tengan la información necesaria para atender y mitigar los efectos del aumento de las temperaturas en la salud de la población.

En el estudio participaron los investigadores Pablo Méndez Lázaro, Cynthia Pérez Cardona Ernesto Rodríguez, Odalys Martínez, Mariela Taboas, Arelis Bocanegra y el doctor Rafael Méndez Tejeda.

FGM